Beim Pferde Rennen Kurzgeschichte und Song by Ralf Christoph Kaiser internationale Fassung - thebedtimestory.online

En la carrera de caballos cuento y canción de Ralf Christoph Kaiser versión internacional

Precio habitual
12 kr
Precio de venta
12 kr
Precio habitual
16 kr
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido.

Queridos amigos de TheBedtimestory.online, Hoy quiero compartir con ustedes un cuento que escribí hace unas semanas.

Es una breve historia de amor que transcurre en una carrera de caballos: "En la carrera de caballos" es el nombre de esta historia. Obtienes esta historia corta aquí en la versión internacional y también una nueva canción con el mismo nombre que la historia y una pequeña obra de radio breve.

Tenía la idea de que la historia se desarrollaría alrededor de 1840 o antes, cuando todavía había principados en Alemania. Los personajes principales son el príncipe y su condesa y el niño o cochero.

Espero que disfruten de este pequeño cuento para dormir y de la canción que lo acompaña.

Aquí el texto:

 

en la carrera de caballos

Cuento de Ralf Christoph Kaiser / 22 de abril de 2021



Eres la condesa del príncipe a caballo. Estamos parados en el hipódromo y tú estás mirando, con sombreros para el sol, binoculares y guantes de encaje blanco. Tu bolso se cae y yo, el chico, lo recojo con cuidado. Más tarde compro algunos dulces y los traigo en una bandeja de plata con una taza de moka. Extiendes los dedos mientras levantas la taza, tomas un sorbo y me sonríes. Una mirada vale más que 1000 palabras: me das una buena propina y te beso la mano. Aceptas y luego te echas el pelo hacia atrás con la mano. Tiras eróticamente de un mechón de cabello hasta la punta y luego miras sobresaltado la pista, porque los caballos pasan tronando.

Su esposo está loco por ganar y se burla del jockey, gritándole, la hoja de papel con su número firmemente en la mano. Apostó 1000 florines a uno y quiere ganar. Pareces un poco aburrido y pides de nuevo mordisquear el dulce. Soy torpe y la bandeja se vuelca. Parte del café se derrama sobre el dobladillo de tu vestido y saltas gritando. Quieres abofetearme, pero lo esquivo y salgo corriendo entre la multitud. Nadie más se dio cuenta de lo que pasó porque todos miraban a los caballos. También está un poco polvoriento y sales del tren para buscar el baño.

Nos encontramos detrás de la puerta principal del mostrador. No hay nadie más porque todos están parados afuera en la pista. Te sobresaltas brevemente cuando doy un paso hacia ti, pero luego me llevas a un lado y nos besamos salvaje y tormentosamente. Me estoy sonrojando y mi gorra se está deslizando. Mientras suenan pasos en el suelo, pasas corriendo junto a mí como si nada hubiera pasado y desapareces en el baño de mujeres. Me ajusto la gorra y desaparezco para comprar un periódico vespertino para el caballero. Me ladra mientras fuma su cigarro y me pone 5 florines en la mano. Hago una pequeña reverencia y voy a preparar el carruaje para partir. De repente hay grandes chillidos y gritos porque el que está ganando la carrera. El caballero insiste en recoger él mismo su premio en la caja. Los billetes están contados a montones y él los toma con calma y los esconde en un bolsillo interior de su chaqueta. Obviamente está de buen humor y los tres nos vamos en el carruaje. Yo en la caja del entrenador y ella y él en la parte de atrás con un asiento libre y un techo abierto. Mientras pasamos, el alcalde nos saluda con la mano y la multitud parada frente a la tribuna de madera con una extensión se prepara para dispersarse.

El Heraldo continúa gritando su especial para la noche mientras nos alejamos. Hay un poco de polvo cuando los dos caballos se encabritan y se alejan al galope con nosotros tres a remolque.

Siempre recordaré aquella tarde de un sábado de mayo.


 


 

----

 

¡Gracias por su apoyo y que duerma bien!

Ralf Christoph Kaiser para Thebedtimestory.online